Uncategorized

¿Cómo obtener mayor fiabilidad para el contenido de una web?

Las páginas webs de tráfico o de novedades son ampliamente utilizadas por los internautas para su distracción, al conseguir lecturas interesantes y amenas, que les informan de qué sucede en el mundo. Pero no es un secreto que algunos sitios se han aprovechado de la curiosidad de los lectores o de la naturaleza alarmante de un suceso para captar atención, sin importar el hecho de que la información sea cierta o no.

Por este motivo, la desconfianza de los usuarios sobre las fuentes de información online es un poco problemática. Y aunque es difícil conseguir una conformidad absoluta de todos los internautas que interactúen con una página, siempre se puede aumentar el grado de confianza que se transmite.

Utilizar fuentes de información confiables

Los sucesos más impactantes del Internet o los descubrimientos científicos más recientes deben ser reseñados apropiadamente. Si no se utilizan fuentes de información plenamente confiables, se puede incurrir en errores, imprecisiones o un mal entendido del contenido, con una consecuente malinterpretación. Los textos bien escritos y fundamentados son los que transmiten mejor las ideas, para hacer una compilación o reinterpretación adecuada.

Esta misma situación es extrapolable a todos los campos. Textos informativos, blogs y noticias pueden tener fuertes imprecisiones y causar confusiones, que también afectarán la calidad del trabajo propio si no se detectan estos errores.

Cuando una página web ofrece buen contenido, y además cuida de la veracidad de su información, es más probable que obtenga fidelidad de sus lectores, consiguiendo seguidores que querrán consumir su contenido con más frecuencia. En el momento en el que un lector se percata de errores de información o una falla evidente en el entendimiento del tema (cuando se trata de información académica, científica o profesional), es posible que abandone el sitio y le reste importancia como fuente de información en el futuro.

Citar apropiadamente las fuentes de información (APA, Vancouver, Harvard…)

Tomarse el trabajo de citar de manera correcta las fuentes de información obtenidas ofrece beneficios que deben considerarse. En primer lugar, es un método de redacción más profesional, porque sustenta con buenas bases las afirmaciones más importantes o actuales del texto. Y permite que el internauta consulte directamente la fuente original de información, en caso de que una parte de la información llame su atención.

En segundo lugar, es una buena fuente de bibliografía para aquellos lectores que estén en la búsqueda de información para trabajos académicos o profesionales sobre un área. Otorgar crédito a las fuentes de información utilizadas puede traducirse en un mayor interés por parte del lector, y un mayor tiempo de lectura en la web, mientras el lector toma notas y busca las fuentes que más le interesen para visitar más adelante.

Para citar apropiadamente estas fuentes de información, se pueden utilizar las normas APA (American Psychological Association), Vancouver, MLA (Modern Language Association), Harvard, CSE (Council Of Science Editors) y otros estilos aprobados internacionalmente. El uso de formatos estándares para ello, ofrece una imagen más académica y formal, y será atractivo para estudiantes, porque pueden utilizar la cita directamente. 

¿Cómo citar correctamente la bibliografía?

Como se ha mencionado, existen muchos estilos para redactar una bibliografía. Y dentro de cada norma no existe una fórmula estándar, porque también varía el formato en función del tipo de fuente de información. Es decir, no es el mismo formato para citar un libro de texto simple que un capítulo de enciclopedia, una entrevista, un programa de radio, una nota periodística o una ley.

¿Suena complicado? ¡No lo es para nada! Ya no es necesario consultar engorrosas normas ni escribir manualmente cada parte de la bibliografía. Existen sitios online de referencias bibliográficas  que elaboran la bibliografía con el formato apropiado, con solo ingresar los datos de la fuente en los campos apropiados y seleccionando la norma de redacción de preferencia para el usuario, así como el tipo de fuente utilizada (libro, revista científica, blog, vídeo, entrevista, otros).

Así que verdaderamente no hay excusas para no construir una bibliografía apropiada para el contenido. Ofrece muchas ventajas, mejora la imagen del sitio web ante los ojos del internauta, y es bastante fácil de hacer.

Ventajas adicionales: certeza e información más completa

Ya se ha explicado que el uso de fuentes de información citadas apropiadamente ofrece una imagen de calidad y credibilidad, pero lo cierto es que también puede aumentar estos factores verdaderamente.

Después de todo, la búsqueda de buenas fuentes para sustentar el contenido propio implica una mejor labor de investigación y mayor profundidad de lectura y análisis, lo que indudablemente implica aportes positivos al artículo. Los distintos enfoques y puntos de vista de otros autores siempre serán constructivos para una redacción propia de mejor calidad.

No se debe escatimar en la cantidad y calidad de fuentes consultadas para elaborar un artículo propio sobre un tema en específico. A fin de cuentas, esto mejora el manejo del tema y provee suficientes perspectivas como para generar un criterio propio, y ofrecer un contenido más original y completo que verdaderamente constituya un aporte, y no solo una reinterpretación limitada del tema en cuestión, al consultar solo unos pocos sitios de información (o ninguno en lo absoluto).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *